Publicado el 19 de Marzo de 2009 en Enseñanzas de Nuestro Rabbí

Energía Universal

La Energía  que se expresa a través de lo que llamamos paz está en constante movimiento. La reconocemos como virtud, ya que nos resuena como sensación de bienestar interior y común a toda la humanidad.

Pero cada vez que recurro a la palabra paz para encontrarme con la bendición que allí reside necesito moverme en la danza sin tregua, adaptándome a los remolinos, giros y vaivenes a los que la coreografía del Eterno demarca en el baile.

La Energía y el movimiento son así, y si estoy dispuesto a “ser paz” y no solamente a hablar de ella, tendré que descubrir, una y otra vez,  la manera de sumergirme y ser el movimiento mismo.

Vivir en Paz es un continuo renacer. Si hoy aprendemos algo, mañana por la mañana tendremos que comenzar todo nuevamente.

Si podemos aceptar esto, no necesitaremos una estructura rígida, ya que una buena estructura deberá poseer la flexibilidad suficiente para cambiar y adaptarse.

La paz surgirá nueva cada día, inquietante, sencilla y grandiosa en el corazón que sea capaz de anidarla.

Ayúdanos a establecer para siempre una familia humana que realce Tu voluntad en el amor y en la justicia. Oh Dios de la paz y del amor, bendícenos con Tu Paz.  Amen.