Publicado el 19 de Marzo de 2009 en Parashat Hashavúa

Shabat Vaera

Habló Elohim a Moshé y le dijo a el: Yo soy Adonai.
Yo me aparecí a Abraham, a Itzjak y a Iaakov por El Shadai – Dios Todopoderoso…

Que así como el Poder Divino de Dios se manifestó a Moshé y a nuestros Patriarcas, en este Shabat Vaerá (aparición de Dios) cada uno de nosotros podamos percibir el Poder Divino en nuestras vidas.

Que podamos apelar a todas nuestras potencialidades como seres humanos y desde la mayor creatividad unirnos al Poder de lo Sagrado en cada una de las tareas que desarrollemos. Y que toda esa creatividad podamos encaminarla en el trabajo y en la energía puestos al servicio de una humanidad cada día más amorosa.

Que desde este Shabat podamos transformar el tiempo de preocupación cotidiana, angustia y opresión, en tiempo de sacralidad. Y desde ese habitar lo Sagrado de la Vida, encontremos fuerzas para poder “ser oración” en Simjá (alegría).

Ribono shel OLAM – Señor del Universo:

Que al encender las luces del Shabat, podamos ver la luz de la creatividad que es Tu luz.

Que al entonar una canción de Shabat, podamos cantar a la creación y al mismo tiempo escuchar Tu canto.

Que al sumergirnos en el océano de la Tefilá shebalev shel Shabat – ofrenda del corazón del Shabat – podamos encontrar en nuestra interioridad la kavaná – intención – que nos de la posibilidad de hacer una ofrenda de cada acto de nuestras manos.

Que en la sencillez y la belleza del tiempo sabático podamos encontrar la manera de manifestarnos desde la humildad en cada paso que damos sobre Tu maravilloso mundo, sabiendo que podemos cambiarlo con nuestras acciones.

Que podamos poner en marcha, en esta semana que tenemos por delante, todo nuestro potencial de energía al servicio de Tu Creación, siendo nosotros los responsables directos de manifestarnos en libertad y responsabilidad por un mundo más justo, amoroso y solidario.

Baruj Atá Adonai, Shomea Tefilá.

Bendito Seas Dios, que escuchas nuestras oraciones.

AMÉN

Shabat Shalom Umevoraj

Un abrazo de Corazón a Corazón

Rabbí Baruj Miller